Dónde beber cerveza artesanal en la Ciudad de México Hotel Casa Blanca en Ciudad de México

ContáctanosSíguenos
+52 (55) 5096 4500reservaciones@hotel-casablanca.com.mx
Reserva ahora al mejor precio

El Hotel Casa Blanca y el Monumento a la Revolución del Hotel Casa Blanca

Hotel en Ciudad de México

El Hotel Casa Blanca y el Monumento a la Revolución

El Monumento a la Revolución

Los visitantes de la Ciudad de México que se hospedan en el Hotel Casa Blanca, tienen una oportunidad única para conocer el Monumento a la Revolución que se encuentra a sólo unos pasos. Es una de las joyas arquitectónicas más representativas de la ciudad y una estructura de identificación inmediata con la gran metrópoli.

El Monumento a la Revolución es uno de los pocos monumentos del mundo que puede ser recorrido por completo: desde la cimentación hasta la parte más alta conocida como linternilla. Desde sus cúpulas se puede apreciar el esplendor de la Ciudad de México.

Una de las experiencias más gratas e intensas que suelen tener los observadores que acuden a tan emblemático punto, es el amanecer de la capital. Desde su mirador se tiene una perspectiva difícil de mejorar, la cual brinda una amalgama de placenteras sensaciones.

La obra es una cripta o mausoleo erigida bajo las indicaciones del artista mexicano Carlos Obregón Santacilia. La construcción se extendió desde 1910 a 1938, año en que fue inaugurada.
El escultor Oliverio Martínez también se unió a la realización de la obra y creó las cuatro columnas del monumento que representan la Independencia, la Ley Agraria, la Ley Obrera y la Ley de Reforma.
En este recinto funerario descansan los restos de varios de nuestros próceres más eminentes vinculados al proceso revolucionario del país: Francisco Villa, Venustiano Carranza, Plutarco Elías Calles, Lázaro Cárdenas y don Francisco I. Madero.

Los restos descansan en las cuatro columnas que conforman la base del monumento que remata con un par de cúpulas de gran belleza.
Los materiales que se emplearon principalmente fueron cantera de color claro y piedra volcánica negra.

Su levantamiento fue todo un reto ya que lo inestable del terreno en donde se ubica, requirió de profundos análisis y sensatas precauciones para que no hubiese desplazamientos subterráneos que dañaran o hundieran la estructura.

El arquitecto Obregón Santacilia, creció muy cerca del terreno donde se alza hoy la impresionante obra, por lo que conocía como la palma de su mano la vulnerabilidad del terreno y los riesgos implícitos para soportar tanto peso de la edificación.

Los trabajos fueron concebidos en 1897 por el Gral. Porfirio Díaz (entonces presidente del país), para conmemorar el Centenario de la Independencia, la cual se promulgó en 1810.
En aparente sincronía, el inicio de la Revolución tuvo lugar el 20 de noviembre de 1910, día en el cual se depositan, año con año, una gran cantidad de ofrendas florales al pie del mausoleo.
En el año 2010 fue reinaugurado para conmemorar el centenario de la Revolución Mexicana y fue objeto de importantes faenas para darle mantenimiento y acrecentar su magnificencia mediante una formidable iluminación.

En la explanada se instalaron fuentes que lanzan sus risueños chorros al compás de música de fondo. El espectáculo nocturno es en especial muy atractivo, lo cual ha incidido en el número de visitas tanto de ciudadanos como turistas.

Hoy en día, el monumento así como el gran espacio abierto que lo circunda, son conocidos como “Plaza de la República”, en donde suelen celebrarse gran número de festejos así como actividades culturales de toda índole.

Al ser un lugar público, bajo su tutela tienen cabida todo tipo de manifestaciones artísticas, sociales y de entretenimiento que han llegado a albergar a cientos de miles de personas.
Un atractivo más: en el sótano del monumento se encuentra el Museo Nacional de la Revolución, el cual también fue inaugurado un 20 de noviembre (1986). En sus instalaciones se exhibe un acervo que narra la historia de México.

Se exhiben a modo de exposición permanente unas 450 piezas y fotografías que muestran “Sesenta y tres años en la historia de México 1857-1920”.

Ubicación

Tan magno monumento se encuentra en la colonia Tabacalera en la Delegación Cuauhtémoc, en la Plaza de la República.
El Hotel Casa Blanca, al ser uno de los hoteles de la Ciudad de México mejor ubicados, tiene una privilegiada cercanía, no sólo con el monumento, sino con una gran cantidad de sitios de interés a los que se recomienda visitar.
El Monumento a la Revolución merece ser visitado con toda calma.
Quien se hospede en el Hotel Casa Blanca tiene a sólo 200 metros de distancia tan imponente construcción. Con una breve y gratificante caminata desde el hotel tendrá a su alcance el goce estético de esta maravilla de la arquitectura.